Yo te manipulo, ¿y tú qué haces? – Walter Dresel

La manipulación emocional, seamos víctimas o verdugos, repercute negativamente en nuestro bienestar psicológico.
Si no conseguimos alejarnos de esa actitud tan dañina, nunca lograremos alcanzar la serenidad vital.
En nuestro contexto actual, el principal objetivo de la existencia humana parece ser la obtención de ciertos bienes materiales. La herramienta que utilizamos para conseguirlos es la manipulación, que ha pasado a desempeñar un papel fundamental en todos los ámbitos de nuestra experiencia.
Yo te manipulo, ¿y tú qué haces? nos invita a reflexionar sobre los beneficios anímicos y espirituales que nos reportaría tanto dejar de influir sobre los demás como evitar que las personas de nuestro entorno nos manejen con la intención de lograr sus propios fines.

Sin Comentarios

Deja un Comentario