En sus manos – Megan Hart

Aquel anónimo no iba dirigido a mí. No te equivoques conmigo, no tengo la costumbre de leer el correo ajeno, pero era un simple pedazo de papel con unas cuantas líneas escritas a mano. Era evidente que iba dirigido a otro vecino. Parecía una nota inocente, pero, decididamente y deliciosamente, no lo era.

Si los enlaces estan rotos, puedes dejarnos un mensaje aquí abajo!

Eso nos ayudara a identificar los enlaces caidos, y arreglarlos más rapido. Gracias!

Sin Comentarios

Deja un Comentario